NUESTROS CALCETINES

 

Desde el principio teníamos claro lo que queríamos. Buscábamos que nuestros calcetines dijeran algo sobre nosotros y queríamos cuidar mucho nuestro mensaje. Muy pronto descartamos la posibilidad de importar calcetines desde algún país lejano. No queríamos producir en masa a precios ridículos ni producir en un país donde no se respetaran los derechos humanos. Queríamos tener una producción mimada, en un país donde se pudiera trabajar con libertad y plenos derechos. Queríamos que nuestros beneficios e impuestos ayudaran a levantar algo en lo que creemos. Porque haciendo calcetines también se puede ayudar a cambiar el mundo.

Fue entonces cuando nos topamos con nuestro país vecino. Encontramos una pequeña fábrica especializada en calcetines en el norte de Portugal y nos lanzamos a formar con ellos un gran equipo. Durante meses estuvimos haciendo diferentes muestras, probando materiales y calidades hasta encontrar el calcetín que estábamos buscando: 80% algodón, 17% poliamida y 3% Lycra hacen que sea suave, elástico y transpirable. Calcetines de alta calidad totalmente ibéricos.

Además de compartir denominación de origen con el jamón, nuestros calcetines son 100% europeos.

 

Calcetines Sockaholic